Lo que callamos

Ha habido elecciones autonómicas y, como siempre, hay gente que está contenta con los resultados, otra que lo está menos, y gente que no está para nada satisfecha. Pero vivimos en una Democracia y debemos ser tolerantes. El pueblo ha hablado.

El único problema es que el pueblo también calla, o prefiere no hablar -ya saben como dice aquel dicho: “mejor solo que mal acompañado”-; pero no se interpreta su silencio.

Resulta que en Galicia va a gobernar con mayoría absoluta un individuo que tiene poco más de un cuarto de la confianza de los gallegos. Claro que tampoco ayuda nuestra querida prensa seria, pues La Razón decía esta mañana “Aval absoluto a Rajoy”. Nadie comenta los niveles de abstención.

En las últimas elecciones generales, Rajoy consiguió la mayoría absoluta más amplia de la historia, y resulta que la abstención le superó. En aquella ocasión La Razón decía “Confianza absoluta” y El País “La crisis da todo el poder a Rajoy”. Ningún panfleto decía “La crisis da protagonismo a la abstención”, “Desconfianza absoluta” o incluso un sensacionalista “¿Por qué se vota más a nadie que a ningún otro político?

Nuestra prensa sólo es crítica en sus viñetas. Es vergonzoso: la raquítica democracia se debilita y los medios la siguen sangrando. Por cierto, el titular de hoy que más se ajusta a la realidad es del Diario Sport: “Récords de Balón de Oro”, refiriéndose a Messi. Vivimos en una época en que lo banal triunfa, y lo serio se pudre.

El aprendizaje que saco de los procesos electorales desde las generales es que preferimos que no nos gobierne nadie a que nos gobiernen los de siempre. El pueblo ha hablado, ¿no?