¿Estamos locos?

Image

Einstein definió una vez la locura como hacer la misma cosa una y otra vez esperando diferentes resultados. Esta definición es perfectamente aplicable a los tiempos actuales; a la crisis financiera y a las soluciones que se toman para superarla.

Sin entrar demasiado en detalles, es por todos sabido que una de las causas principales de la crisis por la que atravesamos es la especulación con activos financieros (derivados financieros si se prefiere), detrás de la que están conocidos bancos de inversión como Lehman Brothers o Goldman Suchs (Goldman Sucks para los afectados). Amén de las agencias de calificación, gobiernos nacionales, Reserva Federal en el caso norteamericano y BCE en el caso de Europa.

En primer lugar está Mario Draghi, el actual presidente del BCE. Este señor fue Presidente del Comité de Privatizaciones en Italia entre 1999 y 2001, durante este periodo Italia se vio envuelta en numerosos escándalos de corrupción. También es verdad que gracias a las numerosas privatizaciones que se produjeron Italia fue capaz de reducir sustancialmente su deuda pública, uno de los requisitos para poder entrar en el Euro. Da la casualidad de que ahora la moneda única se ha convertido en un problema.

Después de su aventura italiana decidió dar el salto al sector privado y entre 2002 y 2006 ocupó el sillón de vicepresidente de Goldman Sachs Europa. Durante este periodo, esta entidad financiera asesoró al gobierno griego, liderado por Kostas Karamanlis, para ocultar la magnitud que ya alcanzaba su deuda por aquel entonces. No es necesaria una descripción de la situación por la que atraviesa Grecia a día de hoy.

Por otra parte está Luis de Guindos, el actual Ministro de Economía y Competitividad. Este señor fue Consejero asesor de Lehman Brothers para Europa, además de presidente de la filial ibérica del mismo. Ocupó ambos cargos hasta la quiebra del banco en 2008.

No cabe duda de que estos dos señores tienen experiencia en el sector de las Finanzas y la Economía. Tampoco cabe duda de que parte de esta experiencia es muy negativa.

Me pregunto si es posible que estos señores tengan como misión salvar Europa y España, respectivamente, de la quiebra. ¿Qué nos hace pensar que haciendo lo mismo vayamos a obtener diferentes resultados?